La factura que pagan las familias de Lleida por el agua es ahora tres veces y media más alta que 13 años atrás

Publicado el Publicado en Notícias, Paeria y etiquetado , , .


El Comú ha salido a la calle en el Día Mundial del agua


Desde que Ángel Ros es alcalde el precio que paga por el agua una familia media en Lleida se ha multiplicado por 3,46. En el año 2004, el consumo medio se facturaba a 8,5 euros mientas que actualmente se pagan 30 euros por el mismo consumo. En el Día Mundial del Agua, la agrupación de electores del Comú de Lleida denuncia las consecuencias de un modelo de gestión privada que va en contra de los intereses de los ciudadanos. El agua es un derecho humano universal esencial y un bien común, que ha de ser regulado con eficiencia y solidaridad sobre la base de los principios de igualdad, equidad, no discriminación, justicia social y respeto al medio ambiente.
En este primer informe, que tendrá continuidad en unos meses, el Comú de Lleida ha analizado la evolución del precio del agua en la ciudad desde que se privatizó el servicio en el año 1993. Se han tenido en cuenta únicamente los pagos de ámbito municipal:

  • la cuota fija
  • el consumo medio por hogar de 3 miembros (agua + alcantarillado)

No se ha computado el canon del agua de la Generalitat (ACA) que supondría un incremento en esta factura de 9,62 euros  en los últimos 13 años, situándola actualmente cerca de los 40 euros.
El cálculo se ha hecho sobre un consumo de referencia correspondiente al de una familia media: 9 m3 mensuales. Esta cifra entra en la tarifa más económica de suministro y por tanto, consumos superiores a éste se deberian calcular con un precio por metro cúbico más elevado.
Los precios que se recogen en el informe son corrientes.
Conclusiones del análisis de la factura del agua

  • El aumento continuado de la factura del agua se dispara con la renovación del contrato y la prórroga por 19 años que la Paería concedió a Aigües de Lleida en 2012, 7 años antes de terminar el contrato.
  • Hasta aquel  año la concesionaria se retribuía fundamentalmente con el importe por m3 consumido que incrementaba el precio cada año. Los ingresos para la UTE aumentaban por los incrementos de tarifa y por el crecimiento de población.
  • Pero en un contexto de estancamiento demográfico en Lleida y de reducción del consumo de agua, Aqualia –con el aval del equipo de gobierno- pasa a retribuirse a través de la cuota fija y optan por subir este concepto de la factura un 217% en 3 años (2011-2014).
  • Tal incremento sitúa a Lleida como la novena ciudad del estado con la factura más cara según la OCU y la sexta con el saneamiento más caro, y eso con una deuda de más de 40 millones de euros con Aqualia.
  • En este informe profundizaremos en las causas que han llevado a que el precio del agua se haya disparado un 246% con Ros como alcalde.
  • En un informe próximo desgranaremos la situación de la deuda y las inversiones, esperando haber recibido toda la información que hemos solicitado al equipo de gobierno, entre la cual está la petición de todos los certificados de obra.

1993

El 14 de diciembre entra en vigor el contrato del agua, gestionado por la UTE Aigües de Lleida, integrada por Seragua y Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), en una Paería con Antoni Siurana gobernando con mayoría absoluta. Se incluye un plan de inversiones a 25 años por un importe máximo de 10.000 millones de pessetas (60 millones de euros) recuperables mediante el incremento del precio del consumo del agua. Se fija un precio inicial de 17,20 pts por m3 (0,1033€/m3). Las dependencias municipales quedan exentas del pago del agua porque se les concede “suministro gratuito de agua sin límite”. Según los pliegos, el incremento de las tarifas lo propone la concesionaria y el pleno de la Paería decide si se le da el visto bueno antes de someterlo a la aprobación del organismo correspondiente.

Siurana con el nuevo gerente de Aigües de Lleida en noviembre de 2003 (imagen de Paeria)

1996

Aigües de Lleida incorpora la gestión de la estación depuradora, que había entrado en funcionamiento dos años antes.

Ampliación depuradora Lleida, enero 2010 (imagen de Paeria)

2011

La concesionaria solicita el 2 de septiembre a la Comissió de Preus de Catalunya (CPC) una subida que casi multiplicaba por 3 el precio por m3 (situándolo en 0,95€. Pero el 11 de noviembre la Paería redacta un informe desestimando la subida, así como un decreto de alcaldía que lo ratifica el 14 de noviembre. El 27 de septiembre el pleno municipal acuerda subir un 8% el precio por m3 y un 25% la cuota fija.
Esta desorbitada petición de aumento de precio se puede interpretar como una llamada de atención de la compañía al gobierno de la Paería. Poco tiempo después se producía la aprobación de la prórroga del contrato.

2012

El 18 de abril, la Generalitat aprueba la subida acordada en el pleno.
El 19 de julio la compañía solicita prórroga de contrato y modificación de tarifas. El 27 de julio el pleno de la Paería aprueba la prórroga con 14 votos a favor del PSC y la abstención de CIU (6) y PP (6).
7 años antes de que finalice el contrato del agua, pues se prorroga por 19 años más (hasta 31 de diciembre de 2037). El pleno también aprueba modificar las tarifas.
Uno de los cambios conlleva que no hay obligatoriedad de que el pleno decida si aprueba o no los incrementos de tarifas, que pasan a regularse por el decreto 149/1958. Desde ahora, si la oposición no revisa los expedientes, los precios se pueden subir sin debate público.
Esta nueva renovación del contrato representa un cambio en la forma en que Aigües de Lleida se retribuye. Hasta entonces, los ingresos de la concesionaria se basaban fundamentalmente en el importe por m3  consumido, que incrementaba el precio cada año. Por tanto, los ingresos de la UTE aumentaban a medida que la población crecía. Pero en un contexto de estancamiento demográfico en Lleida y de reducción del consumo de agua, Aqualia –con el aval del PSC, en mayoría absoluta- pasa a retribuirse a través de la cuota fija y optan por subir este concepto de la factura hasta un 217% en 3 años (2011-2014).
El 21 de agosto Aigües de Lleida pide a la CPC un nuevo aumento de tarifas, y comunica a este organismo la prórroga del contrato y del plan de inversiones previsto. El 24 de agosto la Paería comunica a la CPC el acuerdo plenario para subir un 36% el término de consumo (0.5335€/m3) y un 45% la cuota fija.
En diciembre entra en servicio el nuevo gran depósito de agua de la Mancomunidad de Pinyana, con capacidad para 75.000 m3 y con un coste aproximado de 68 millones de euros (40% financiados por ayuntamientos y el resto por la UE y ACA). El equipo de gobierno justifica la subida de la factura para poder absorber el incremento de la compra en alta de agua de la Mancomunidad de Pinyana, asegurando que “a causa de las obras que se han hecho y que se han de repercutir a los ayuntamientos, pasará a costar al Ayuntamiento de Lleida un 306% más que ahora”.

En marcha el nuevo depósito de Pinyana, diciembre 2012 (imagen de Paeria)

2013

El 7 de noviembre de 2013 la CPC aprueba una nueva subida del 74% en la cuota fija (6,54€) y del 5% del precio por m3 (0,5606€). Esta subida de precios se produjo por silencio administrativo dado que el ayuntamiento no objetó nada a la demanda de subida de precios que hizo la compañía. Se utiliza el nuevo mecanismo de modificaciones de tarifas aprobado en la prórroga del contrato: por silencio administrativo.

2014

El 15 de octubre la concesionaria presenta un estudio económico en el que pide un aumento de tarifas en cumplimiento del Anexo II del Modelo económico del Contrato de prórroga. Però esta demanda de aumento de tarifas de la compañía topó con un informe (10 de noviembre) y un decreto desfavorable (16 de diciembre) por parte de la alcaldía, a 5 meses de las elecciones municipales.

2016

El 18 de noviembre la compañía pide un nuevo aumento de tarifas, y pide introducir un nuevo tramo fijo para pagar nuevas infraestructuras de alcantarillado que grava 0,5€ a la mayoría de familias y aumentos muy superiores para mayores consumos. Esta petición no se llevó a debate en el pleno de noviembre y se aprobó nuevamente por silencio administrativo. En enero PSC, Cs y PP votaron en contra de la moción del Comú de Lleida para desestimar esta subida de precios. Sin embargo, el aumento de tarifas no se ha tramitado en la CPC por un acuerdo entre el gobierno municipal y la compañía, que se compromete por escrito a no hacer efectivo el incremento de precios.
En total, desde 2011, la compañía ha presentado 6 peticiones de aumento de tarifas de las cuales se han aprobado 4 (dos de ellas por silencio administrativo).

El gráfico evidencia que las familias de Lleida se han visto obligadas a soportar un incremento desorbitado del precio del agua en los últimos años, tanto en las partes de la factura que son competencia de la Paería como en las que dependen de la Generalitat (canon ACA).

Propuestas del Comú

  1. De manera inmediata realizar una licitación pública de todas las obras de la red de abastecimiento y saneamiento con publicidad y libre concurrencia para que se pueda escoger la mejor opción.
  2. Denegar al pleno toda petición de aumento de tarifas, notificándolo a la Comissió de Preus de Catalunya.
  3. Estudiar posibles incumplimientos en el contrato. Podremos completar esta tarea de supervisión cuándo hayamos recibido toda la información solicitada al equipo de gobierno, entre la cual está la petición de todos los certificados de obra.
  4. Los datos que ya tenemos, entre los cuales está el aumento de un 246% en la factura del agua desde el 2004, hacen que nos reiteremos en la apuesta por un proceso de remunicipalización del servicio de abastecimiento y saneamiento.
  5. El suministro de agua, como servicio básico, no se ha de regular a través de una tarifa sino a través de una tasa, según las tesis del Tribunal Supremo. Es, pues, un tributo, y lo que se recauda por este concepto ha de ser finalista. El sistema de tasas comporta más derechos, garantías y transparencia ya que la gestiona la Paeria que será quien decidirá cómo se procede en caso de impago. El Comú defiende la regulación a través de una tasa, como ha planteado la Crida, el grupo municipal que más ha trabajado este tema.
  6. La gestión de servicios básicos y de los bienes comunes, como el agua, ha de obedecer a las necesidades de la gente, y -de forma especial- a las personas y familias en situación más desfavorecida. Nos parece pues del todo reprobable la política del actual equipo de gobierno, que ha de poner los precios del agua de Lleida en el top 10 de todo el estado. Vemos un alto grado de cinismo en unos responsables políticos que argumentan la congelación de los precios del agua como muestra de talante social cuándo se congelan después de una subida acumulada del 300%.
  7. Mientras no haya remunicipalización, exigimos un bono social y que se cumpla la Ley 24/2015 que permite que las familias que cobran menos de 19.000 euros/año y tengan dificultades en el pago de servicios básicos, dejen de pagar el agua, la luz y el gas.
  8. Exigimos que la Paeria trabaje para que no aumente el número de personas excluidas del acceso al suministro del agua, con una gestión del agua que deje de basarse en el máximo beneficio para una empresa y se fundamente en el máximo beneficio para el conjunto de la ciudadanía.
  9. Hemos proporcionado datos que demuestran que el modelo de gestión privada del agua en Lleida ha ido contra los intereses de la población y ha olvidado que el agua es un derecho humano esencial. En el Comú seguiremos trabajando para revertir esta realidad.

[Los gráficos se han realizado con infogr.am]
Versión del informe en PDF (Català, Castellà)
Taula tarifes aigua 2004-2017 CSV
Taula tarifes aigua 2004-2017 PDF
Documentación de interés sobre la concesión a Aigües de Lleida (todos los documentos están en catalán a excepción de los que se indican):

Otra documentación de interés:

Listas Twitter