En respuesta al concejal Larrosa, sobre el POUM

Publicado el Publicado en Comú de Lleida, Paeria y etiquetado , .

Como ya nos tiene acostumbrados el equipo de gobierno, el concejal Félix Larrosa responde a nuestro artículo sobre el POUM tildando al Comú de conspiranoicos, destructores, tergiversadores, gesticulantes … Y todo porque osamos criticar la acción de gobierno y recurrimos a las autoridades judiciales cuando nos parece que hay actuaciones que lo requieren. Durante el mandato, el equipo de gobierno, quizás poco acostumbrado a gobernar con una oposición crítica y una mayoría escasa que les ha dejado en manos de la derecha de Ciudadanos y el PP, se ha dedicado a menospreciar cualquier crítica y a intentar ridiculizar a quien no le ríe las gracias.

Dice el concejal, que el POUM se ha hecho con un amplio consenso de ciudad. Pero resulta que casi la mitad de los representantes de la ciudadanía en el Ayuntamiento (PdCat, ERC, CUP y Comúdelleida, 12 concejales de 27) ha votado en contra. La ciudadanía y los grupos políticos han presentado más de 400 alegaciones al POUM, y diversas entidades de comerciantes, agricultores y vecinos se han mostrado muy preocupados por algunas de las previsiones del Plan.

Dice el concejal que el POUM se ha realizado de forma participativa, porque se han hecho muchas reuniones en las que ha ido «quien ha querido». Y claro, para el equipo de gobierno hacer reuniones es sinónimo de participación, pero hay quienes tenemos otro concepto de participación, que va más allá de hacer reuniones y ello implica promover la participación, informarla, debatir las propuestas, hacer caso de los resultados, dar respuesta… Pero ya sabemos por el concejal Gómez, que debía aprobar un reglamento de participación hace dos años y medio, que aún está por hacer y que para este equipo de gobierno avanzar en la participación no es prioritario.

Dice el regidor Larrosa que no puede entender como no nos gusta su POUM, que está tan y tan bien. Y nos lo tenemos que creer, aunque en el artículo no responda ninguna de las críticas que nosotros hacemos al POUM: como que rebaja la zona verde de 20m2 por habitante a 8m2; que construye unas necesidades de crecimiento basadas en estudios obsoletos que preveían un crecimiento de la población que no se está dando (de hecho, el 2017 ya llevamos una desviación real de 12.673 habitantes menos respecto a sus previsiones); que justificándose en estas cifras, urbaniza nuevos terrenos que abren paso a la especulación urbanística, mientras no garantiza un crecimiento compactado y socialmente equilibrado de la ciudad; que rebaja las alturas máximas de 2.900 edificios ya existentes, con la afectación que supone a su valor; que se queda en los mínimos legales obligatorios, o incluso por debajo, en cuanto a vivienda pública, equipamientos y espacios verdes; que concentra los mayores porcentajes de vivienda pública en los barrios más deprimidos, reforzando la segregación social; que no protege el uso agrícola de la Horta al autorizar 29 urbanizaciones que abren la puerta a procesos especulativos; que dobla la superficie comercial de toda Lleida con cuatro grandes centros comerciales (un modelo, los de los grandes centros, que está siendo abandonado en otras ciudades); que la publicación definitiva del POUM actual, una vez subsanados todos los requerimientos que le hizo la Generalitat, se produjo en 2003, y por tanto no tenía porque aprobar el nuevo POUM ahora a final de mandato y sin consenso (a no ser que el objetivo, como parece, fuera dejarlo todo atado y bien atado antes de unas elecciones que se presentan bien abiertas) …

En lugar de contestar estos argumentos, el concejal Larrosa prefiere intentar ridiculizar al Comú y, también un clásico, escudarse en los trabajadores, interpretando lo que es una crítica a los criterios políticos en la elaboración del POUM como una crítica al trabajo de los técnicos que ponen a la práctica estos criterios políticos. No señor Larrosa, nosotros no hemos hecho ninguna crítica al trabajo de los trabajadores del ayuntamiento. Hemos hecho una crítica a su trabajo de concejal. Es parte de nuestra tarea como grupo de la oposición, que entró en el ayuntamiento para expresar un descontento con el modelo de gestión que ustedes representan y para impulsar alternativas para la ciudad que ustedes, desde el primer día, se han negado a escuchar ya que prefirieron contar con el apoyo acrítico de Ciudadanos que, a cambio de unas traducciones al castellano, se olvidaron de las promesas de regeneración que vendieron en campaña.

Por nuestra parte, seguiremos trabajando, criticándolos siempre que lo consideremos necesario, acompañando la crítica con propuestas alternativas y, en el caso del POUM, haciendo lo que esté en nuestra mano para detenerlo y trabajar por un consenso amplio de ciudad. Su error en el procedimiento para poder revisar el POUM anticipadamente, puede ser una buena noticia para la ciudadanía de Lleida ya que nos da una oportunidad para detenerlo.

 

Ajuda'ns a difondre
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest